Repetimos éxito con la acampada nocturna en Pie de Castillo

La actividad lúdica al aire libre se ha convertido en uno de los principales atractivos para los niños y niñas almendreros, pivados de sus móviles o chucherías

Descargar Pdf

La actividad ‘Vente a dormir a Pie de castillo’ cuenta cada año con mayor aceptación entre los pequeños y adolescentes del Almendro. En esta ocasión, fueron más de 40 los participantes del pueblo y de la vecina Villanueva de los Castillejos los que disfrutaron con esta noche de acampada, diversión, y convivencia sana y educativa, en una actividad organizada por el Ayuntamiento de El Almendro, dirigida por la monitora de Deportes, y en la que se implicaron activamente la alcaldesa María Alonso Mora y la concejala María Bella Márquez.

Los niños y niñas comenzaron su marcha hacia 'Pie de Castillo' pasadas las 20.30 horas y llegaron a las instalaciones municipales tras un veloz recorrido a pie, ante el aviso de tormenta. A pesar de que la noche se cerró con viento y una lluvia intermitente, los chavales, con edades que iban desde los 7 a los 14 años, tuvieron ocasión de realizar por parejas una búsqueda del tesoro, con el aliciente añadido de la oscuridad, por lo que tuvieron hacer uso de las linternas que llevaban.

Vente a dormir - El Almendro (9) Tras estas carreras y risas, el Ayuntamiento sorprendió a todos los peques con una abundante cena a base de pizzas, y regaló a cada niño pulseras luminosas y fluorescentes que hicieron las delicias de todos. La actividad busca promover el contacto con la naturaleza, así como fomentar la autonomía infantil, ya que durante la misma los niños hacen y deshacen sus enseres por si mismos, no comen chucherías ni pueden llevar tablets, teléfonos o consolas.

Antes de irse a dormir los pequeños jugaron a las adivinanzas y a imitar a animales, sin dejar de estar entretenidos con las pulseras de colores y compartiendo una noche original sin sus papás y papás. Al amanecer, los niños gozaron de las preciosas vistas del pueblo mientras bajaban de la colina de los molinos de viento para tomar un completo desayuno, que les sirvió de despedida a una de las últimas actividades veraniegas.